domingo, 22 de abril de 2018

Callejeando entre blogs



Cada calle es un mundo, cada casa y cada plaza también. Es fácil perderse, a veces es hasta necesario. Y no por eso perdemos el mapa, quizás es que nunca lo hemos necesitado. Por eso este resumen es urbano, de patear la ciudad, de esconderse en una plaza y de saltar los charcos hasta la acera. 

Esta semana hemos seleccionado enlaces muy especiales, que cuentan mucho. Gracias a todxs por estar ahí, empieza el resumen semanal de la blogosfera sanitaria.

¿Realmente es suficiente recorrer 10.000 pasos al día para salir de la lista negra del sedentarismo? En este reportaje de El Español hablan de podómetros, de apps, de intensidad en el ejercicio y del origen de esa mítica cifra. Morris, contigo empezó todo...

Instagram es una de las redes sociales que más ha crecido en los últimos años, sin embargo no se suele asociar con temas "serios". Esta iniciativa del Museo del Prado rompe ese mito: se revisa cada día un cuadro del museo usando Instagram Stories. Marketing y arte, de la mano.

¿Cual es la pausa óptima para comer en la jornada laboral? ¿Cada país tiene una pausa similar? ¿Es mejor que la pausa sea breve? En esta entrada de Politikon revisan los diversos tipos de pausa y explican los motivos de sus diferencias.

En Stat, una importante web de noticias y reportajes sobre salud, analizan los problemas de algunos hospitales universitarios en Estados Unidos en relación a la calidad y la seguridad del paciente. ¿Se transmiten estos problemas a los estudiantes? 

Una aseguradora especializada en seguros de salud dental ha decidido enviar a sus clientes un cepillo de dientes conectado al smartphone que transmite información a la compañía. Según indican, el objetivo es promover hábitos saludables a sus clientes y ofrecer precios adaptados a cada asegurado. Pero, ¿es ético que la aseguradora tenga esos datos? No te pierdas esta entrada de Enrique Dans sobre datos de salud y aseguradoras.

¿Determinantes sociales y listas de espera? En este brillante artículo firmado por Javier Padilla y publicado en la web del Colectivo Silesia se revisa la relación entre nivel educativo y clase social con el tiempo de espera. Una visión muy interesante, como siempre. 

Apple ha anunciado que su portal de datos de salud para pacientes va a ser utilizado por 39 hospitales estadounidenses. En Healthcare IT News analizan este proyecto y se preguntan si va a seguir la misma suerte que muchos otros proyectos previos (que fracasaron) o será diferente.

Las visiones desde otras disciplinas son esenciales para la mejora, y más en el sistema sanitario en el que todas las profesiones trabajan juntas, incluso mezcladas, sin que sea posible entender una profesión sin las otras. Por eso, textos como el que firma Xelo Jordán (farmacéutica especialista en farmacia hospitalaria) son esenciales para conocer mejor el papel de las enfermeras. Lo podéis leer en el blog Nuestra Enfermería (a ver si Xelo se abre su propio blog...).

¡Vuelve Alma Ata! 40 años después de la mítica Declaración (creada en el seno de la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de 1978), la OMS ha decidido elaborar una nueva Declaración. Sergio Minué es uno de los médicos de familia que está participando en el grupo de trabajo que está preparando la Declaración, y ha decidido explicar en esta entrada de su blog el proceso de elaboración del texto. Por cierto, la OMS ha abierto un plazo para que cualquier persona envíe sus propuestas (el plazo acaba mañana). 

No se la ha dado mucha publicidad, pero el informe "Medicamentos para el cáncer: altos precios y desigualdad" editado por la Campaña No es sano, es sin duda una de las lecturas del año. Acceso a fármacos, investigación, fijación de precios y cuatro casos finales para conocer mejor este problema.

Los nombres de las calles  son una gran forma de conocer la historia de una ciudad. Héroes desconocidos, tradiciones, santos... todo cabe en el callejero. En Nada es Gratis comentan la importancia de los nombres desde una perspectiva sociológica, con algunas conclusiones muy interesantes.

Nos encanta que el último enlace hable de poesía. El COIBA (Colegio de Enfermería de Baleares) organizó el pasado viernes un encuentro de enfermeras escritoras bajo el título "Maktub". Además de poesía, hubo novelas, cuentos y mucha magia. Podéis ver el encuentro en este enlace de Youtube.

Música para seguir caminando...

jueves, 19 de abril de 2018

¿Romper las reglas o que te rompan la cara? El liderazgo no es tan sencillo


La literatura de gestión nos vende que los líderes tienen que ser diferentes, romper reglas, tener una visión crítica e intentar cambiar el status quo para que la organización y sus profesionales mejoren. Un gran ejemplo es el libro "First, break all the rules", un clásico en el mundo del liderazgo. Sin embargo, la realidad nos plantea muchas preguntas y dudas.

- ¿Realmente este tipo de líderes es respetado y apoyado por los profesionales? ¿genera más apoyos un líder blandito que dice a todo que sí o uno que rompe las reglas?
- ¿Realmente los políticos, consejos de administración, accionistas, etc. desean que estos líderes "rebeldes" estén al frente de las organizaciones? ¿Les apoyan? ¿O prefieren a líderes calladitos que no generan conflictos, no salen en prensa, que no generan resistencias y que pasan sin pena ni gloria cumpliendo el presupuesto?
- ¿Realmente los jefes de una organización quieren a un líder así, que en breve cambiará las fronteras de la organización, desplazando los centros de poder, democratizando la toma de decisiones y fomentando la participación de todos los trabajadores? ¿O más bien la mayoría de los jefes apoyan toda transformación que no modifique su corralito? ¿Líder rebelde o líder "gatopardista"?

Tantas preguntas. Demasiadas dudas. La realidad es muy obstinada. El mundo, en ocasiones, no es como lo pintan en los libros, en las imágenes de instagram o twitter o en los blogs. Creemos que todos van a apoyar lo diferente pero la costumbre es muy fuerte, y lo habitual es que una persona apoya este tipo de liderazgo hasta que esa persona consigue "poner el huevo" y establecerse. ¿Romper las reglas para quedarte solo?

martes, 17 de abril de 2018

Mi casa, teléfono: la consulta telefónica en el siglo XXI


Siempre que hablamos de lo difícil que es incorporar innovaciones al entorno sanitario nos acordamos del teléfono. Un medio de comunicación rápido, muy utilizado por la población, pero con un protagonismo desigual en las organizaciones sanitarias y servicios de salud. Con el objeto de ofrecer algunas pautas de desempeño para las consultas telefónicas, la revista BMJ ha publicado en un sección Practice Pointer un artículo breve con recomendaciones y mejores prácticas para el uso del teléfono en la consulta, es decir, para realizar una consulta médica o de enfermería por un canal no presencial.

En primer lugar, el artículo recuerda algo que ya hemos comentado varias veces en el blog: el uso de herramientas alternativas a la consulta presencial NO reduce la carga de trabajo para el profesional sanitario. Es decir, el objetivo no debe ser la eficiencia o la reducción de las visitas presenciales (la famosa sustitución), sino la mejora del servicio al paciente, ofreciendo una alternativa no presencial para consultas. De hecho, los estudios reflejan que el paciente muestra el mismo nivel de satisfacción con ambos tipos de consulta. 

Existen dos grandes bloques de consultas telefónicas, una más centrada en patología urgente y triaje, y otra para pacientes crónicos. La primera suele ser gestionada por call centers, que utilizan algoritmos y protocolos para responder al paciente, y que cuentan con atención 24 horas. Un ejemplo muy claro es salud Responde (en Andalucía), cuyo funcionamiento y resultados fueron comentados en esta entrada del blog. El segundo se refiere a consultas entre el profesional y el paciente sobre patología crónica, en las que hay un conocimiento previo entre ambos (lo habitual es una consulta telefónica entre el médico o la enfermera del centro de salud y el paciente, o de seguimiento al alta).

Un buen ejemplo de este segundo bloque es el caso de Galicia. Cuando un paciente pide una cita para ser atendido en su centro de salud, puede elegir entre una consulta presencial y una consulta telefónica. Un reciente estudio, publicado en Journal of Health Organization and Management, analiza la actividad de este servicio de consulta telefónica con datos de los años 2014 y 2015, siendo los resultados muy positivos. Además, merece la pena recordar que durante la consulta telefónica, el profesional sanitario puede consultar la historia electrónica del paciente y realizar, en su caso, una prescripción de algún medicamento. Si el problema no se resuelve, el profesional puede derivar al paciente a una consulta presencial.

Los datos reflejan un uso de la consulta telefónica del 7'8% (2014) y 10,1% (2015) respecto del total de consultas. La derivación a consulta presencial por no resolver el problema se produjo en el 10% de las consultas telefónicas, por lo que la efectividad es muy elevada. La franja de edad con mayor uso fue la de mayores de 85 años dado que la dispersión rural en Galicia es muy elevada y la consulta telefónica no requiere de desplazamiento del paciente (no se publican datos de derivación a consulta presencial por franja de edad). En el resto de franjas de edad, el porcentaje sigue la media ya comentada. Hay más porcentaje de consultas de este tipo para mujeres en todas las franjas de edad analizadas. 

En cuanto a los motivos de cita, aunque no aparecen en el estudio comentado, si que fueron evaluados en este artículo del año 2016 publicado en la revista Atención Primaria. Los motivos más habituales fueron recetas, consultas de seguimiento y resultados de pruebas. 

Pese a los resultados positivos manifestados en la experiencia gallega, no hay más servicios de salud que hayan puesto en marcha un servicio similar, salvo en Canarias y en Euskadi. Existen diversas experiencias locales (un centro de salud, un hospital, etc), que no se difunden* al resto del servicio de salud. Un excelente análisis y propuesta de actuación a nivel local lo ha realizado recientemente el Centro de Salud Fuensanta (Valencia), que lo ha publicado en su propio blog. La gran limitación de muchos proyectos locales es que el paciente no puede elegir la consulta telefónica cuando pide cita para atención primaria (a través de la app), y debe solicitarse por otros medios (durante una consulta previa, llamada telefónica al centro, etc). 

Como comentaba Salvador Casado en la entrada "Consulta telefónica en atención primaria" publicada en su blog:
"Sería todavía mejor si se incentivara y facilitara que cualquier profesional usara este medio de comunicación con sus propios pacientes, con el registro correspondiente y la mínima protocolización. En mi caso lo uso a diario con para dirimir cuestiones rápidas, hacer controles de pacientes con procesos agudos, crónicos o inmovilizados e incluso para solventar tramites administrativos. Habría que plantear en qué supuestos y con qué condiciones para hacer el mejor uso posible buscando siempre el triple beneficio: que gane el paciente, el profesional y el propio sistema sanitario."

Lo más curioso (casi cómico) es que en 2018 sigamos hablando de la consulta telefónica como de una innovación que solo se ha implantado en unos pocos servicios de salud. A este ritmo, la ehealth o la mhealth llegará para...  

* Muchas veces la principal barrera para la difusión de buenas prácticas es que apenas se dan a conocer. Artículos, comunicaciones, entradas en blog o incluso una presentación en slideshare: todo vale para mejorar la gestión y la atención al paciente en el sistema sanitario. Por ello, que en el SERGAS se haya publicado un estudio sobre el proyecto de consulta telefónica o que el Centro de Salud Fuensanta publique sus iniciativas en su blog, son dos grandes ejemplos de la importancia que tiene difundir las buenas ideas. Gracias 😃

domingo, 15 de abril de 2018

El resumen de los desencuentros


Una semana intensa, de caminos, de encuentros y desencuentros, de amigos en la portada de XLSemanal, y de piezas que no encajan pero se acercan. Todo tiene sentido, la cuestión es verlo a tiempo... Un paso tras otro, una linea clara, un rumbo lejos de las derivas tóxicas, cueste lo que cueste. Y después de estas reflexiones poco acertadas, empezamos con el resumen.

Esta semana viene cargada de eventos, de grandes reflexiones y de enlaces que no podemos dejar pasar. Gracias a todxs por estar ahí. Empazamos. 

Si todavía no tienes tu ejemplar de "Conversaciones sobre gestión sanitaria", no olvides que puedes tenerlo en formato ebook de forma totalmente gratuita (tanto en epub, como Mobi o para Kindle). También puedes adquirir un ejemplar en papel en Amazon por poco más de 4 euros. Toda la información en este enlace. Y si quieres regalarle uno a tu jefe o gerente, mucho mejor. Igual hasta se siente identificad@ con alguno de los textos que aparecen en el libro.

Menuda mezcla nos trae Frederic Llordachs en este artículo publicado en El Mundo: sanidad, black mirror y Disney. Lo importante es comprobar como la tecnología está mejorando la salud de la población y también mejora la forma en la que se prestan servicios sanitarios. 

El concepto de valor en sanidad está cada vez más de moda, pero todavía queda mucho para que se incorpore al sistema. Hablar de valor y permitir/promover tantas actividades asistenciales innecesarias es una incongruencia con unos resultados muy desfavorables para la eficiencia del modelo y para pacientes y profesionales. Jordi Varela lo explica muy bien en esta entrada de su blog.

El asunto de las comunicaciones y los posters en los congresos siempre ha sido objeto de debate, y más cuando tener en una bolsa de trabajo, un solo poster puede marcar la diferencia. En twitter el debate fue muy rico y los "churriposter" fueron los protagonistas de muchos tuits, con experiencias, críticas y reflexiones. Para conocer de forma más objetiva la situación real, se ha lanzado una encuesta para medir la participación enfermera en eventos científicos. Meijome lo cuenta en su blog y además incluye un enlace al cuestionario. ¿Nos ayudas?

Hemos hablado en un par de entradas sobre Grindr, una conocida app para conectar con otras personas (dirigida fundamentalmente al público gay), pero hace unos días llegamos a un artículo que nos ha llamado mucho la atención. ¿Hay efectos secundarios por utilizar apps sociales? ¿Grindr puede generar problemas a sus usuarios? Una reflexión muy interesante. 

¿Es realmente necesario un cambio en atención primaria? Muchas voces lo piden (casi lo exigen) y por eso son numerosas las propuestas innovadoras para transformar el primer nivel asistencial. En NEJM Catalyst proponen algunas ideas para liderar ese cambio y conseguir que pueda materializarse. 

Los avances tecnológicos nos plantean dilemas casi cada semana. El penúltimo tiene que ver con el blockchain (concepto muy de moda) y el derecho al olvido. Enrique Dans reflexiona sobre los límites del olvido dado que en el entorno blockchain es imposible (por ahora) modificar los registros con posterioridad a su creación. Cada cambio es toda una aventura, y cuando hablamos de tecnología mucho más.

¿Conoces Sugarfree? Se trata de un buscador de farmacias libres de homeopatía que han puesto en marcha para difundir cuales son las oficinas de farmacia que rechazan abiertamente la venta de pastillas de azúcar. En microsiervos hablan también de esta iniciativa.

Quizás sea llevar las cosas a un extremo, pero puede ocurrir. ¿Qué ocurre cuando en un entorno de historia clínica electrónica un profesional sanitario no sabe escribir en un teclado o manejar la aplicación? En este artículo breve de 33 Charts plantean algunas ideas para resolver este problema, teniendo en cuenta la actitud del profesional: quiero y no puedo, puedo y no quiero, etc.

Chicote, el azote de los restaurantes cutres, ahora anuncia cerveza. Y dado que su papel en el anuncio es un poco incongruente con su faceta de cocinero moderno, José Manuel López Nicolás le ha escrito una carta abierta que se ha ganado un huequecito en nuestro resumen. Como siempre, la puedes leer en el blog Scientia.

Este fin de semana se ha celebrado en Madrid el II Congreso La Cabecera organizado por el colectivo La Cabecera (aquí el hashtag para seguirlo en twitter). Uno de los temas que más preocupa en el ámbito de la atención primaria (mejor dicho, en todo el sistema sanitario) es la precarización laboral, y por eso os queremos recomendar la serie de cinco artículos (de momento solo han publicado cuatro) que están publicando en el blog La Cabecera sobre este tema: entrada 1, entrada 2, entrada 3 y entrada 4. Y como complemento para entender el contexto, nada como leer a Juan Simó explicando la situación actual de los jóvenes médicos de familia. 

Ya no queda nada para que se celebre la VI Jornada Internacional #3esalud en Jaén. Hemos tenido la suerte de participar en alguna que otra edición y os podemos asegurar que es un evento muy especial. Aprendizaje garantizado, y por supuesto, conexiones con personas que saben mucho (y saben contarlo y compartirlo). Los culpables de todo son el equipo de Cuidando junto al Colegio de Enfermería de Jaén. 

Acabamos hablando de los caminos de deseo. Tal y como cuenta Amalio Rey, se trata de los senderos informales que realiza la gente como alternativa a las rutas oficiales (como el sendero en diagonal para cruzar una zona ajardinada y atajar). Un concepto muy interesante sobre la importancia de la colaboración caótica y desorganizada, y sobre la necesidad de adaptar el diseño a las necesidades de la población.

Y al final, volvemos a los orígenes. Esta canción de Coldplay siempre nos ha acompañado, y se merece ser la banda sonora de nuestro resumen de esta semana.

jueves, 12 de abril de 2018

El MIR, la industria farmacéutica y la formación


La revista Gaceta Sanitaria ha publicado un interesante análisis sobre la relación de los MIR de la Comunidad de Madrid con la industria farmacéutica con el título "Industria farmacéutica y formación sanitaria especializada: percepciones de los MIR en Madrid". La base del estudio es una encuesta realizada en 2015 con un total de 333 encuestas válidas (la población diana era de 4187 residentes, teniendo en cuenta las unidades docentes que confirmaron su participación). Aunque os recomendamos la lectura completa del texto, pasamos a comentar algunos resultados.

1. Interacción con la industria.
El 98% de los residentes tiene algún tipo de interacción con la industria farmacéutica. Las interacciones se reflejan en la siguiente tabla. Los pequeños regalos (tipo bolígrafo) son muy habituales, ya que un 43,8% manifestó que lo recibía una vez al mes (o con una frecuencia aún mayor). Los regalos relacionados con el trabajo (libro, estetoscopio, etc) se producen una vez al año en el 42,9% de los residentes encuestados.

Los eventos sociales suelen darse con una frecuencia anual: aperitivo (22% una vez al mes, 45,8% una vez al año) y comida/cena (9,3% una vez al mes, 37,7% una vez al año). Respecto a la formación, el pago de la inscripción y viaje a un congreso o jornada se da una vez al año en el 46% de los encuestados.



2. Percepción y actitud.
Siguiendo lo que ya contaba Javier Padilla hace años en su blog Médico Crítico, la influencia en la prescripción evoluciona desde un 19,2% que opina que la promoción de la industria influye en SU actitud, el 20,1% en la de su tutor, el 29,3% en la de sus compañeros residentes y el 47,6% en otros médicos del centro. Curiosamente, los residentes de especialidades hospitalarias creían con más frecuencia que en su servicio se aceptan regalos frente a los residentes de medicina de familia.



3. Marco regulatorio y formación.
La mitad de los encuestados desconoce su en su servicio hay normativa específica sobre la interacción con la industria. En cuanto a códigos éticos: el 96% señala que no ha recibido información del colegio de médicos al respecto, y un 80,6% desconoce si su sociedad científica ha regulado dicha relación. Una lectura complementaria que os recomendamos es este artículo de la iniciativa "Atención primaria: doce meses, doce causas" sobre las relaciones con la industria.

En cuanto a la formación sobre conflictos de intereses, aunque la mayoría indica que se considera preparado para reconocer dichos conflictos (solo un 17,3% indica que no se considera nada preparado), un 65,5% responde que es necesaria más formación sobre las relaciones con la industria.

Finalmente, la encuesta preguntaba sobre formación recibida para lectura crítica y búsqueda de evidencia: solo un 18,1% se considera muy preparado para realizar una lectura crítica de la literatura científica, y el 60,1% señala que la formación recibida para la búsqueda de la evidencia es insuficiente.

Por cierto, y ya como reflexión final, os invitamos a buscar en Google los términos "doctor pharma" (sin comillas) y seleccionar imágenes. Entre las 20 primeras, hay 3 en las que aparece alguien con bata blanca y fonendo guardando dinero en su bolsillo. ¿La opinión pública piensa así? ¿Existe una influencia real de la industria en el profesional sanitario? ¿Es Google un reflejo de la realidad o es sólo un mito?

martes, 10 de abril de 2018

Hábitos saludables basados en el marketing: ¿hasta cuándo?



Pues sí, a priori tiene muy buena pinta. Una guía sobre hábitos saludables para bebés y niños dirigida a padres, madres y educadores, elaborada por un organismo serio y con rigor, como es la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria. Además la guía cuenta con un objetivo muy claro y potente: "facilitar una serie de consejos y recomendaciones seguras y efectivas, para incrementar la calidad de vida de los más pequeños". Un auténtico lujo, vamos.

La guía cuenta con 24 páginas. Entre las páginas 4 y 9 se encuentran las recomendaciones generales: alimentación, sueño, estrés, autoestima, etc. Consejos genéricos, breves, quizás demasiado breves, pero con ideas interesantes para padres, madres y educadores. Pero a partir de la página 10 los mensajes son algo diferentes.




Un mensaje para evitar los cólicos asociado a una marca de tetinas. Otro mensaje sobre hidratación asociado a una marca concreta de agua. Otro sobre sistema inmunitario con el logo de una marca de probiótico. El desayuno y la marca de cacao (no se habla de azúcar). Pañales, marcas de higiene, productos dermatológicos, protección solar, complementos para el apetito, salud auditiva, estreñimiento, juguetes, desinfección, etc. Desde la página 10 a la 23 todos los consejos y recomendaciones sobre hábitos saludables se asocian a una marca comercial concreta. ¿Marketing o educación? ¿Realmente la SEPEAP ha evaluado la calidad técnica de estas marcas para recomendarlas de esta forma? ¿Son mejores que otras?

Quizás con un mensaje a los lectores informando que la aparición de esas marcas es un simple anuncio publicitario y no recomendaciones basadas en una evaluación previa realizada por la propia Sociedad, se podría maquillar un poco la guía. Cuando un organismo cuenta con el rigor por su carácter de sociedad científica, deben asumir una responsabilidad muy importante para no confundir a los ciudadanos. Y cuando una guía educativa incluye marcas, algo falla en el sistema. Y la excusa de la financiación de las sociedades científicas no vale...


domingo, 8 de abril de 2018

Fuera de lugar: el resumen de la blogosfera


Hoy toca resumen doble, ya que el pasado domingo decidimos dar el domingo libre a los lectores. Ya empieza a oler a primavera y eso se nota: en la calle, en los bares y también en las redes. 

Esta es nuestra selección con los mejores enlaces de la semana. Nuestros textos, ideas y reflexiones favoritas, recopilados en unas pocas líneas. Gracias por estar ahí. Empezamos.

La revista Circulation publica un interesante artículo sobre el uso de teléfonos móviles para la detección de fibrilación auricular. Para ello, utilizan los acelerómetros y giroscopios que están actualmente presentes en todos los dispositivos. Los resultados son prometedores como explican en este enlace de Medgadget.

La iniciativa FFPaciente publica este mes un post sobre el uso de internet como fuente de información sobre temas de salud para adolescentes. El texto lo firma Iván Herrera y resume los resultados de un reciente estudio además de ofrecer algunas recomendaciones para mejorar la información que se ofrece a los adolescentes.

El incansable hacker Chema Cepeda estrena podcast con el titulo "Hackeando la salud". Su objetivo es entrevistar a otros hackers de la salud y así conocer sus inquietudes, proyectos e ideas. El primer episodio ya se puede escuchar y creemos que merece mucho la pena.

Dani Royo nos recuerda en su blog Diabetes Tipo 1 que el humor es una de las claves para conseguir que la comunicación tenga mayor impacto en el ámbito de la salud. En su entrada podemos ver vídeos, historietas, etc.

Si hablamos de tendencias en el sector sanitario, la medicina personalizada o de precisión estaría en todas las quinielas. El País publica un reportaje en el que incluye información relevante para entender el alcance de esta revolución, su título "La revolución de la medicina personalizada llama a la puerta". Pero, ¿está el sistema sanitario para abrir la puerta cuando llamen? 

The Care Mask es el proyecto de un diseñador que ha creado mascarillas quirúrgicas y de protección con diseños diferentes y divertidos para facilitar la estancia de los niños. Algunas llevan caras de animales, otras incluyen los rasgos de un payaso, etc. Podéis ver muchos modelos en este enlace de la web Design You Trust.

Vaya con la privacidad... Primero fue Facebook, y ahora le llega el turno a Grindr, una app de contactos. Según cuentan en eldiario.es, una ONG noruega ha descubierto que esta aplicación comparte datos con otras empresas que incluyen información sobre si el usuario es portador del VIH o no. 

Si nos centramos en el concepto original de web, y en el añadido 2.0, uno de sus elementos principales es su carácter abierto y plural. Sin embargo, la evolución de la web no ha sido la prevista. Por eso, en el blog de O'Reilly se plantean si no ha llegado el momento de reconstruir la web. 

Quizás sea un error hablar de salud digital solo en términos de ahorro monetario, pero hay que reconocer que es un reclamo muy poderoso para eliminar ciertas barreras al cambio. Los autores de este artículo de harvard Business Review lo tienen muy claro: "Virtual Health Care Could Save the U.S. Billions Each Year". 

La promoción del ejercicio físico es una de las actividades básicas de los profesionales sanitarios, pero también un gran negocio. De hecho, para facilitar el cumplimiento de esta recomendación cada vez es más habitual ver nuevos métodos que reducen el tiempo de ejercicio: quince minutos al día, cuatro minutos, etc. ¿Son realmente válidas estas recomendaciones más sencillas? ¿Realmente menos es más en ejercicio? No os perdáis este enlace de El País sobre este tema.

¿Es posible extraer atributos psicológicos de una persona a través de su perfil de facebook? ¿Realmente una empresa puede obtener información fiable sobre el comportamiento de una persona a través de sus redes sociales? Este interesante artículo de The New Yorker analiza el riesgo de los datos online y su uso por empresas como Cambridge Analytica.

¿Limpiar toda la basura de un río con un videojuego? Es sencillo: una barca real con una red en un río muy sucio y un juego en el que un humano maneja esa barca. El que más basura recoja, más puntos se lleva. En microsiervos comentan este proyecto que por ahora está en fase de financiación. 

La inteligencia artificial es una herramienta muy poderosa en el campo de la salud, por ejemplo para la prevención de suicidios. Desde respuestas en facebook ante mensajes concretos, chatbots de ayuda o incluso algoritmos de predicción de riesgo. Algunos ejemplos los exponen en este artículo de The Conversation.

Acabamos con el movimiento #MeToo en el ámbito de las facultades de medicina en Estados Unidos. Este editorial de JAMA analiza cual es la situación actual de este problema y pone sobre la mesa algunas ideas para su mejora. Al menos, ahora la gente está más concienciada, y ese es un gran punto de partida.

Música para un domingo especial...

jueves, 5 de abril de 2018

Reset: una app de prescripción


Poco a poco, las aplicaciones móviles en el ámbito sanitario dan pasos de gigante... Y además de las habituales de meditación, información sanitaria o seguimiento de enfermedades crónicas, empiezan a aparecer otras que se centran en ofrecer servicios sanitarios virtuales, alternativos a los presenciales. La app Reset es un buen ejemplo, ya que va dirigida a pacientes con trastornos adictivos (alcohol, cocaina, marihuana, etc.) y ofrece terapia de cambio de comportamiento para reducir el consumo y la adicción. En este reportaje del New York Times hablan de la app y entrevistan a sus creadores.

La FDA autorizó en septiembre de 2017 la comercialización de esta aplicación, que además requiere prescripción por parte de un profesional sanitario. La aprobación se realiza en base a un ensayo clínico que comenzó en el año 2010, y que nos da una idea de lo complejo que es el camino de la evidencia y la autorización de dispositivos sanitarios. 


La aplicación tiene dos partes. un panel de seguimiento clínico y un modelo de terapia cognitivo-conductual para el cambio de comportamiento. La app debe ser utilizada siempre junto a terapia presencial como un complemento o herramienta adicional. El funcionamiento de la app se basa en una serie de lecciones o recomendaciones para el paciente, que van a acompañadas de premios y recompensas si se siguen de forma completa y también si los resultados de las pruebas de tóxicos son negativas. Algunos de estos premios son tarjetas regalo (con importes entre 1 dólar y 100 dólares), es decir, incentivos de tipo financiero, con el riesgo que ello implica. 


Las mejoras obtenidas por la app se centran en una mayor abstinencia en comparación con la terapia presencial y un menor abandono de la terapia. En estas gráficas se pueden comprobar las mejoras comentadas.


Por un lado, llama la atención que poco a poco vayan apareciendo aplicaciones sanitarias que ofrecen tratamiento y que además estén validadas por un ensayo y por el reconocimiento de una agencia como la FDA. Por otro lado, es muy llamativo el plazo total desde el inicio del ensayo (2010) hasta su aprobación (2017). De hecho, una de las críticas principales a la app es que el ensayo, como era de esperar, se realizó fundamentalmente con la versión web y no con una app. ¿Cambia el comportamiento del paciente cuando interactúa con una app y no con una pantalla de ordenador? ¿Es válido el ensayo realizado con el soporte web y se pueden extrapolar sus resultados al uso de una app móvil? 

martes, 3 de abril de 2018

¿Verdad o mentira?


En una sociedad como la actual, la mentira ha servido como herramienta de marketing para muchos. Productos milagrosos que prometen curar todo, negocios con los que hacerse millonario, o incluso políticos que nos han vendido su inocencia mientras pactaban con el diablo. Con tanta mentira a nuestro alrededor, la verdad se ha convertido en un milagro, o mejor aún, en un terreno poco explorado.

Hace unos días, en un debate sobre la posverdad (sí, esa palabreja que hemos copiado del inglés, y que se refiere a la distorsión deliberada de la realidad), se comentó precisamente el papel de la verdad en las redes sociales. En un terreno como el de la salud, tan influenciado por la evidencia y por los datos, las cosas han ido cambiando poco a poco. las emociones y las conversaciones tienen cada vez más impacto que un dato o un estudio. Y así, entre una gran revisión sistemática y un vídeo en youtube, la balanza tiene claro hacia que lado inclinarse cuando hablamos de difusión y de influencia. Y es que la emoción está ganando mucho terreno a la verdad basada en datos.

Sin embargo, no nos podemos dejar engañar: la verdad absoluta no existe. Cada vez quedan menos verdades universales, y menos en las redes sociales. Además la evidencia cambia de forma periódica. De hecho, cualquier verdad no es más que una opinión mayoritaria en cada momento: diez o veinte expertos que se decantan por una de las mil interpretaciones de cualquier realidad. Los sofistas ya decían hace unos cuantos años que no existen verdades, sino opiniones. ¿Es realmente la verdad una opinión? Si miramos el mundo sanitario, con tanta evidencia contradictoria, con casos como el de la reciente guía sobre hipertensión arterial elaborada por la Asociación Americana del Corazón que ha sido rechazada por el colegio estadounidense de médicos de familia, solo pone de manifiesto que algo pasa con la verdad en este entorno.

Y de repente llegan las redes, con múltiples fuentes de información, con mensajes y herramientas que se centran más en la parte emocional que en la científica, que buscan colarse en nuestra cabeza, con personas que aprovechan su potencia para disparar certeramente su mensaje y aprovecharse de nuestra debilidad. Tal y como decía Salmon, hemos pasado de la opinión pública a la emoción pública. Pero, ¿por qué es tan fácil colar mentiras en el mundo real? ¿Y por qué muchas de esas mentiras son asumidas como verdades? Y como colofón, resulta que según una reciente investigación: las mentiras se difunden más rápido en las redes que las verdades. 

Los motivos para mentir y para aceptar esas mentiras como reales son muy diversos. A veces juega un papel muy importante el sesgo de confirmación, esto es, encontrar una mentira que coincida con nuestra forma de pensar. Otras veces tenemos los clásicos motivos políticos o deportivos: mi partido político o mi equipo siempre lo hacen bien, por lo tanto los defenderé con o sin datos que avalen mi opinión. En relación con la salud es muy llamativa la difusión de bulos, caracterizados por algunos elementos que facilitan su difusión: son sencillos (las verdades en el mundo sanitario suelen ser complejas y con un lenguaje muy muy técnico), apelan a las emociones y a la vivencia de la fuente (el autor del bulo) y suelen apelar a la debilidad o a la lucha contra el poder de las grandes corporaciones o del Estado. Y por supuesto muchos bulos incluyen productos milagrosos, tratamientos mágicos y soluciones casi divinas para problemas de todo tipo. Por eso, toda iniciativa dirigida a aclarar noticias, desmontar mitos y evitar los bulos es necesaria, y casi una obligación para sociedades científicas y colegios.

Separar la verdad de la mentira es una de las grandes obsesiones del ser humano desde siempre, y precisamente en ese juego entre las expectativas, las creencias y el poder siempre ha sido muy difícil encontrar un punto medio en el que se puedan establecer de forma clara las verdades de la salud. Los intereses no ayudan precisamente, y en este mundo hay mucha gente con intereses muy poderosos. Aunque claro, ¿para qué queremos la verdad? ¿ayuda la verdad a cambiar el comportamiento de las personas? Los beneficios del ejercicio físico son conocidos por todo el mundo y aún así… Lo mismo con el tabaco. Las mentiras no ayudan, pero la verdad tampoco es la solución a todos los problemas. Quizás lo que hace falta es algo más de ética y responsabilidad. Solo quizás...

Artículo publicado en "Nuestra enfermería fanzine" del mes de abril de 2018. 

viernes, 30 de marzo de 2018

Cuando un equipo se contagia


El contagio social es una herramienta muy potente. Fowler y Christakis, con datos del Framingham Heart Study, afirmaron que la felicidad de una persona depende de la felicidad de las personas con las que está conectada. Pero, ¿qué ocurre en los equipos de trabajo? ¿Hay un contagio social del estado de ánimo?

Por un lado, tenemos el contagio dentro del equipo. La evidencia es clara: el estado de ánimo en el trabajo está relacionado con el estado de ánimo del resto de compañeros. En otro estudio, sobre la influencia del "afecto" en las organizaciones, entendido como toda la parte emocional de las relaciones humanas (inteligencia emocional, estado de ánimo, entusiasmo, etc), se indicaba que los elementos afectivos positivos se relacionaban con indicadores positivos de liderazgo, resolución de problemas y conflictos, desempeño, etc. Los elementos negativos tenían una elevada influencia en procesos de estrés y burnout.

Pero no solo el equipo, ya que el estado de ánimo de los líderes también influye en los miembros del equipo. Hay un contagio del citado estado de ánimo y además este impacta en la coordinación del equipo. Por ello, es esencial que los líderes y jefes tengan muy en cuenta el papel de su estado de ánimo y sus emociones y el impacto que tiene en el desempeño y el clima laboral. 

Al final es un círculo vicioso, y todo influye en los resultados. Y muchas veces nos centramos en los proyectos, las teorías, los nuevos modelos de atención, y no nos damos cuenta que sin un clima laboral positivo, con un buen modelo de liderazgo y un equipo bien coordinado y cohesionado, poner en marcha esos proyectos o modelos no tiene sentido. Por eso, cuando se lanzan proyectos globales para su puesta en marcha a nivel local, requieren de una adaptación previa a la situación de cada unidad o centro. Si no se hace así, va a costar mucho implantarlo, y al final solo queda la solución del liderazgo estilo capataz (y volvemos al dilema de conseguir resultados a costa de tener equipos que no se creen lo que hacen). 

martes, 27 de marzo de 2018

Tenemos que inventarnos drama... A propósito de House y el aprendizaje


Las clases magistrales tienen las horas contadas. Al menos la mayoría de ellas, esas que no sirven para casi nada. Bostezos, desconexión mental desde el principio, baja conexión entre el conferenciante/profesor y los asistentes, participación  difícil por parte del público... Hay mil técnicas y entornos para mejorar la formación y facilitar el aprendizaje, y hoy nos vamos a centrar en una bastante utilizada: el uso de series de televisión para la enseñanza de medicina.

Una serie clásica para el aprendizaje es House, con ese médico que mezcla la mala leche con su conocimiento y capacidad diagnóstica. Un grupo de profesores de Marburg (Alemania) decidieron realizar seminarios sobre enfermedades raras utilizando varios vídeos breves de capítulos de House, y posteriormente preguntaron a los alumnos por su opinión. Los resultados se han publicado en PLOS One con el título "Teaching medicine with the help of Dr. House".

Cada seminario se centraba en una enfermedad concreta y para ello utilizaban entre 8 y 16 vídeos breves (entre 1 y 2 minutos cada uno) del mismo capítulo. Empezaban con la descripción del paciente, el análisis inicial de síntomas por parte del equipo, tratamientos y pruebas con sus consiguientes errores y efectos, y finalmente el diagnóstico definitivo. Por supuesto, tras cada vídeo se revisaba de forma colectiva la actuación del equipo de House, los errores y el razonamiento utilizado. 

Entre las características más relevantes de este tipo de seminarios, los alumnos destacaron: mayor aprendizaje, mayor motivación para asistir, más concentración durante la clase y más diversión. Curiosamente, aunque la mayoría de los estudiantes ven a House como un modelo por sus habilidades diagnósticas y terapéuticas, rechazan su comportamiento con el equipo y con los pacientes y familiares. Al menos que se transmita solo la parte buena, ¿no?

Algunas lecturas adicionales:
- Sobre la enseñanza de la bioética usando la serie Scrubs.
- Diseño de una actividad formativa sobre habilidades de comunicación utilizando series médicas.

domingo, 25 de marzo de 2018

El resumen de la oveja negra


La rebeldía tenía un precio, o al menos el hecho de no seguir los caminos marcados y predefinidos. Ser diferente es una marca que no se borra. Muchos lo ven como una cualidad positiva, incluso necesaria, pero aún quedan entornos acostumbrados al pastoreo, que solo aceptan ovejas que sigan el redil. Sin embargo, eso no es lo peor... Lo peor es que, aunque las ovejas negras sean imprescindibles, solo hay tortas por y para ser pastor. 

Llega el resumen semanal de la blogosfera sanitaria. Estos son nuestros enlaces favoritos. Gracias a todxs por estar ahí.

Empezamos hablando de liderazgo y management, con este artículo que publica Verne sobre prejuicios en la relación jefe-empleado. El título es toda una declaración de intenciones: "¿Crees que tu jefe es muy exigente? Pues él piensa que te escaqueas".

Si hablamos de ovejas negras, es necesario pasar por Quironautas, el blog de Mónica Ventoso. Esta semana ha escrito precisamente sobre la necesidad de no seguir el camino indicado. Ah, por cierto, Mónica y Enfermeversia han publicado un poemario que merece mucho la pena: EnREDhadas. Todos corriendo a comprarlo en Amazon.

Los conceptos cambian, o evolucionan, o incluso se difuminan. Y así, mientras se sigue hablando mucho de la transformación digital, hemos encontrado (bendita serendipia) el Barómetro sobre la Madurez Digital en España, que ha elaborado Divisadero. Podéis leer un breve resumen del barómetro en el blog de Juan Carlos Cubeiro.

El reportaje de investigación que ha elaborado CNN no tiene desperdicio: los médicos que más opioides prescriben en Estados Unidos son los que más dinero reciben de la industria. Una de las lecturas de la semana, sin duda.

En Docencia Rafalafena quieren que pasemos el día con una pregunta en nuestra cabeza: ¿Puede una mala persona ser un buen médic@? Profesionalismo, humanidad y técnica, de la mano, en un post muy interesante.

Y pasamos de un salto de las malas personas a la buena gente. El texto lo firma Joan Carles March y lo publica Granada Digital. ¿Cual es el sentido de la palabra bondad? ¿Cuales son sus valores? 

Enrique Dans ha recopilado toda la información sobre el reciente escándalo de Facebook y Cambridge Analytica. ¿Es realmente culpa de Facebook? ¿Se podría haber evitado? No os perdáis este enlace que aclara muchas dudas.

Parece que 2018 va a ser el año de los chatbots. En Tincture han publicado un artículo con algunos casos de éxito y tendencias para el desarrollo de este tipo de proyectos. ¿Realmente va a transformar nuestro entorno? ¿O es solo humo 2.0?

Cada vez surgen más opiniones en relación a la política de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud. Juan Simó habla en este artículo sobre la dificultad de retener el talento en el sistema sanitario cuando las condiciones de trabajo son tan provisionales (y endebles, y perjudiciales incluso). 

¿Son seguros los servicios sanitarios online en el Reino Unido? La Care Quality Commission ha investigado a las empresas privadas que se dedican a ofrecer estos servicios y se ha encontrado que 4 de cada diez empresas no cumplen con los estándares de seguridad. Lo cuentan en esta noticia de la BBC.

Esta semana se ha conocido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que considera que las enfermeras tienen derecho al acceso completo a la historia clínica de los pacientes para poder desempeñar sus tareas profesionales. La noticia la han publicado en La Opinión de Zamora.

¿Cómo controlar el consumo de sal, azúcar y alcohol en algunas personas? Unos científicos de la Tufts University han desarrollado un sensor que se adhiere a los dientes y que mide la cantidad de dichas sustancias que ingiere con los alimentos. De momento es un proyecto pero... Para saber más, en Medgadget publican la noticia.

¿Felicidad? Pues sí...

jueves, 22 de marzo de 2018

En dos palabras


Conocer la percepción de los pacientes tras una consulta médica es una tarea compleja. Para conseguirlo, se utilizan herramientas como las encuestas de opinión o el análisis de reclamaciones, pero en ocasiones la traslación de esos resultados a una mejora por parte del equipo es un camino lleno de obstáculos.

Como herramienta alternativa, el Birmingham Hospital de la Universidad de Alabama decidió crear una encuesta muy sencilla para conocer la opinión del paciente tras su consulta con el médico. Para ello, a la encuesta habitual se añadió una pregunta muy simple: describe al profesional sanitario que te ha atendido en la consulta de hoy con dos palabras. esta encuesta ofrece dos ventajas: su representación es muy visual (nube de palabras) y además permite dar un salto muy importante a la hora de analizar de forma cualitativa la opinión del paciente.

Los resultados que se obtuvieron aparecen en estas nubes de palabras, una centrada en las palabras positivas y otra en las negativas. El análisis de la encuesta y los resultados los publicaron en JAMA Surgery


Hasta ahora, las encuestas rápidas solían ser del tipo "sonrisa" (señalar nuestra percepción de la atención recibida en un marcador con 3 caras, una más alegre, una normal y una triste) o de sí/no como el conocido "Friends and family test". Es los últimos años muchos expertos dudan de las encuestas como el FFT, sencillas pero muy básicas en cuanto a la información proporcionada, e incluso se propone que su recogida sea opcional para cada centro y no obligatoria. La tendencia a conocer y valorar la experiencia del paciente invita a elaborar otro tipo de herramientas, dado que la experiencia y la emoción no se puede traducir y transmitir adecuadamente con datos numéricos.

martes, 20 de marzo de 2018

Cuando la desconfianza entra por la puerta, el compromiso salta por la ventana


No hay duda: el compromiso de los profesionales es un elemento esencial cuando hablamos de liderazgo, motivación, cambio, etc. El compromiso se asocia, como contaban en este artículo de El País, con la "implicación intelectual y emocional de éstos con su empresa, y con ello su contribución personal al éxito de la misma". Todo muy sencillo, y a la vez muy complejo.

El problema es el concepto de "organización" o "empresa" cuando hablamos de compromiso en el sector sanitario. ¿Compromiso con mi unidad/equipo/servicio? ¿Con mi hospital o centro de salud? ¿Con el servicio de salud? Curiosamente, el compromiso es decreciente cuando ampliamos el tamaño de la organización: mayor compromiso con mi unidad, menor con mi hospital y muy bajo con el servicio de salud.

Algunos autores hablan de liderazgo plural en el marco de organizaciones tan complejas como la sanitaria. No es igual la influencia en la unidad con el mismo jefe en 15 años (con una cultura muy marcada) que la que puede ejercer un gerente de un gran hospital con 5000 trabajadores. Además, los objetivos deben ser bastante próximos (lo de alinearlos es casi una utopía) y que los objetivos individuales, los de la unidad y los de la organización tengan algo que ver. Y no, no nos referimos a objetivos de contrato de gestión ni nada parecido.

El compromiso tiene mucho que ver con las expectativas, con trazar estrategias y planes de marca de forma conjunta para que los objetivos sean similares. La transparencia, la confianza y la participación son ejes del camino hacia el compromiso, pero no podemos dejar de lado algunos obstáculos: la dificultad de poner de acuerdo a unidades/equipos que casi se odian, o cuando existe algún líder narcisista que prefiere que su unidad vaya por libre. El compromiso y la confianza son muy difíciles de conseguir, pero sin ellos es difícil armonizar este territorio de silos que es una organización sanitaria. 

Hace unos años, el King's Fund lanzó una guía sobre liderazgo colectivo, que se basa precisamente en lo que hemos comentado: entornos positivos, asumir la responsabilidad del éxito de la organización, resolución conjunta de problemas, etc. Parece un poco un mundo de fantasía e ilusión, pero cuanto antes empecemos, más fácil será. Y además, en una organización pública que se centra en la salud de toda la población, debería ser algo normal, ¿o no?